linea

 

La mamografía consiste en una exploración diagnóstica por rayos X de la glándula mamaria, mediante un aparato denominado mamógrafo. Este aparato consigue con la mayor resolución posible, la visualización de las estructuras fibroepiteliales internas de la glándula mamaria, mediante un tubo de emisión de rayos X especialmente adaptado a la mama de la paciente.

 

Este examen está considerado como el diagnóstico por elección para detectar tumores mamarios y de otras patologías de mama. La mamografía detecta una lesión sospechosa en muchas ocasiones sin que estas se palpen clínicamente. Un diagnóstico favorable aún cuando la lesión sea de mínima dimensión suele asociarse a un pronóstico de curación excelente así como a precisar una menor agresividad para su control.